Tags

,

De estancia vacacional en el Rio de la Plata, huyendo del destemplado invierno de su hemisferio, el artista visual y multidisciplinar —quien con su amistad mucho me honra— mientras descansa de las cargas del oficio…
como profesor en un pueblo que no es el suyo…

(¿y cuál es su pueblo?, me pregunta una niña curiosa de ojos claros como la mar y pelo negro como la noche… la verdad no lo sé y creo que tampoco él lo sabe, ha vivido en tantos pueblos y tiene tantas raíces que ya ni sabe dónde las tiene…)

un día, en la orilla de la Plata, lejos del frío y de las lluvias invernales del norte, mientras lanza al viento múltiples semillas irisadas que en su tiempo y lugar darán frutos coloridos en forma de imágenes que brotan de su imaginación creativa, anhela con ardor y entusiasmo un apacible tiempo de descanso para sus ojos, sus manos, sus pies vencidos por las andanzas del día a día, alma y corazón flotando en una burbuja de alucinantes formas y colores

y sale en búsqueda del hilo
que bajo un signo de esperanza
al final lo llevará de vuelta
a la otra orilla
del otro lado del mundo…

¿a su pueblo?…
¡bueno, a uno de ellos!…
en el devenir de la vida…

(Del libro “Hilvanados caminos – El libro del desarraigo“, con imágenes de Joseba Plazuelo y textos de J. R. Bustamante, 2019, Ed. Azur)

DÓNDE COMPRAR HILVANADOS CAMINOS