Maremoto

Maremoto

Eis uma deusa, pelos gestos,
por sua dança, sua órbita.
Jorge de Lima, «Invenção de Orfeu»

la mar la mar la marejada
mareas muertas mareas vivas
allí estabas tú casi desnuda
{casi} vino bailando la ola
y sin más cuidados se tragó
tus ojos cubrió de espuma y sal
tu piel de musgo y algas y deseo
el esplendor violento de tus ojos

{no me lo podía creer}

bicho voraz sinvergüenza
y muy cachondo, también yo
quisiera quiero yo también
yo yo en tu piel de sal y deseo

otro día fui a ver a rever el eterno
vaivén de las ondas do mar de Vigo
la mar brincando verde viva sol sal
y arena, vi que me engañaba, allí
desnuda {riendo tus ojos} vestida
de sal y espuma tu piel— y dentro
plenamente el implacable resplandor
adivinado flor lejana prohibida
y por si turmalina o esmeralda
la mar la mar ay y el sol
de mil rayos bañándose fogoso
en las aguas verdemar musgo
y algas en las nalgas del deseo
{compadre Odorico diría
ojicerulea un verdiazul de muerte}
en llamas y cristales bañándose
como estrellas voraces, igual

{tu piel de sol y arena}
a la diosa desnuda

me descompone
el maremoto interno
el vaivén de una presencia
que no es la diosa

{si bien desnuda}

© text & music, jrBustamante, 2019 (del libro “La cadencia de tu vuelo”)

Ilustración: MINI DE LA FUENTE

Presencia sin nombre

Todo en ella encantaba, todo en ella atraía
su mirada, su gesto, su sonrisa, su andar…
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!
AMADO NERVO, «Gratia plena»

No me preguntes cuándo ni dónde
o si era tarde o la mañana de un día
de otoño primavera verano, el tiempo
no cuenta y un lugar mucho menos

el acaso y el hondo hechizo
de una mirada, clara y sugestiva
como la aurora, furtiva e insondable
como el crepúsculo, la breve sonrisa
{eterna} y el amplio silencio de labios
entreabiertos, un roce de manos
que no se tocan, pasos de ola y brisa
marina vuelo de nubes o golondrinas
un vago olor de mar y de una flor
insospechada, qué voy a saber
jamás de tus recuerdos deseos
y cuidados o del estentóreo color
de tu piel entre blancas sábanas
en ciertas tardes de verano
bajo el finísimo lino
que te cubre
figura sin nombre de mujer
sin culpa de pecados ajenos

habitas desde ese instante
fugaz, sin pudor y sin quererlo,
sin jamás siquiera imaginarlo,
el inocente harén de nieblas
y de la más reluciente tiniebla
que anhela mi piel

como quizás anhelara tu cuerpo
de mansa ave o impetuosa fiera
si el intencionado aire ausente
de tus pasos anunciase en ritmo
de vals o rumba todo el encanto
que evoca tu arrolladora presencia

© del libro A cadencia de tu vuelo, 2019, by J. R. Bustamante

Category: Español / Spanish, La cadencia de tu vuelo, Paperback, Poesia | Comments Off on Presencia sin nombre

Dezembro 4 / Diciembre 4

Quando minha mãe nasceu foi assim:
das alturas veio um anjo esplendor
com um alarido de asas de cristal
e com gesto querubim lhe deu
um sinal como traços de pluma
de um fulgor premonitório…

o solene prenúncio de um destino
entre a dor de um dia engendrar
em seu ventre o fruto mais doce
de seu jardim e a glória de ser mulher
mãe dessa criatura de olhos cor de mar.

A semente plantada nessa terra,
obra de um jardineiro de olhos glaucos
(vindo de uns confins além da serra
no lombo de uma fogosa ruana),
brotou vinte e um anos depois…

era dezembro quatro e uma tarde
calma diáfana de primavera tropical
a gloriosa estação serrana em festa
a iniciar a nova era… para celebrar
seu feliz natalício nasceu com ela
seu primeiro amor de filho…
sua alegria maior e sua maior dor…

a mim também me dói essa mãe
amorosa e descuidada de si mesma…
mãe de tanta ternura sonhando agora
risonha irisada na eterna noite escura…
{à minha espera!}

* * *

Cuando nació mi madre, fue así:
de las alturas vino un ángel esplendor
con un alarido de alas de cristal
y con gesto querubín le dio
una señal como trazos de pluma
de un fulgor premonitorio…

el solemne prenuncio de un destino
entre el dolor de un día engendrar
en su vientre el fruto más dulce
de su jardín y la gloria de ser madre
de esa criatura de ojos color de mar.

La semilla plantada en esa tierra
obra de un jardinero de ojos glaucos
(venido a lomo de una fogosa roana
de unos confines más allá de la sierra)
brotó veintiún años después…

era diciembre cuatro y una tarde
calma diáfana de primavera tropical
la gloriosa estación serrana en fiesta
al iniciar la nueva era… para celebrar
su feliz natalicio nació con ella
su primer amor de hijo…
su alegría mayor y su mayor dolor…

a mí también me duele esa madre
amorosa y descuidada de si misma…
tanta ternura soñando ahora risueña
irisada en la eterna noche oscura…
(¡a mi espera!)

Copyright by text & music – jrBustamante, 2020
do livro (poemario) Voa palavra voa (La cadencia de tu vuelo)

Category: La cadencia de tu vuelo, Poesia, Voa palavra voa | Comments Off on Dezembro 4 / Diciembre 4