Primavera – Día Mundial de la Poesía

Give me the splendid silent sun with all his beams full-dazzling
Give me to warble spontaneous songs, for my own ears only
Give me solitude
(Walt Whitman, Leaves of Grass)

Aquella tarde… fue ayer, madre…

dolorosamente se incrusta en mi pecho
el color amargo de blancas paredes
en la oscuridad, ay dónde están, madre,
los mayores que se fueron al atardecer
sin considerar mi soledad en esta casa
de puertas al aire, mis hermanos
dormidos en la negrura de la nada

no es hoy cuando empieza la primavera
qué versos voy a poner en la hoja
para celebrar el día de la poesía

madre dijo que volvería para la cena
y sigo esperando sentado en la piedra
de siempre, y papá, a que horas vendrá
a buscarme para irme con él no sé dónde,
aún estará ocupado con las gallinas y
me habrá dejado solo en la sombra
donde soy el único cautivo

ay madre, si pudieras oír como canta
el viento en las ramas de nuevo verdes
de este veintiuno de marzo en este lado
del mundo que no es el nuestro
y ahora es el mío

tanto color, tanta vida, tanto sol
feroz con sus ardientes garras
sobre las olas de la ría que brilla
mansamente, tanto en el invierno
que se despide
como en la primavera
que se anuncia —

© text & music, jrBustamante, 21.03.2022

Category: Modulaciones en sol menor, Poesia | Comments Off on Primavera – Día Mundial de la Poesía

ANTES QUE LA PRIMAVERA SE VAYA PARA SIEMPRE… este año.

LA PRIMAVERA
pasada fue el invierno
del alma
(un pequeño infierno)
para quien no sabe

cómo vivir horas muertas
donde solo cabe
(dentro de sus puertas
y ventanas) el amargo
importuno y duro trago
de la soledad

insidioso oscuro
y odioso animal

fuente de angustia y mal-
humor en personas acostumbradas
al jolgorio de las breves compañías
de dudosos amigos en noches pasadas
entre el ruido de copas
y falsas alegrías

y que al volver a casa
han de verse atrapados
en los congelados (a)brazos

de la indiferencia
de la penosa conciencia

de estar irremediablemente
—solos—
en su carente e irremediable
—soledad—

¿de qué nos sirve
una primavera así,
verdad?

 

ESTE AÑO
ya tiene la primavera
los colores habituales
y los mismos rituales
de primaveras pasadas

ya regala sonrisas y abrazos
de adivinado calor
y ansiado cariño
ya permite copas y alegrías
un nuevo amor encuentros
(inesperados)

o lágrimas de duelo
por la ausencia del abuelo

este año tiene la primavera
para oídos y ojos atentos
versos y flores primaverales
aromas flotando en el aire
quizás como nunca los hubo
en primaveras pasadas

versos y flores
de colores más vivos
y más intensas sonoridades

versos y flores
que se desdoblan y se esmeran

en sembrar en los ansiosos
corazones las más anheladas
ilusiones
de felicidad
y de una sospechosa
normalidad

¿no será que este año nos enseña
la primavera su cara más bonita y serena
para decirnos… la vida vale la pena?

del libro “Modulaciones en sol menor

Costa da Morte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Costa da Morte, casi paisaje de sueño,
salvaje acuna el océano en nichos de sal
y granito a sus mil marineros muertos
y buques cubiertos de espuma y brea
negra leche insidiosa de ninfas y meigas
en mil y una noches de cuentos y cantigas
almas errantes por viejas aldeas y rutas
del país verde de todas las fiestas, lluvia
y sol y sol y lluvia, viento, brétema, rías
y bosques encantados, troncos heridos
de pinos y eucaliptos (tiznados aún
del último incendio), una certeza, así…

nunca más volveremos a vernos, quizás
otro día, si por allí de improviso nos lleva
el viento o la mansa ola de un recuerdo
como el que día sí día también, mágico,
me retrata y me regala el esplendor
de una sonrisa única, ay, dónde estás,
dónde te escondes, sol de soles, luz
votiva de un sueño fugaz…

del libro «Modulaciones en sol menor», 2020

Category: Modulaciones en sol menor, Poesia | Comments Off on Costa da Morte